jueves, 10 de abril de 2014

MARTA CÁRDENAS PINTORA DE SAN SEBASTIÁN: MI EXPOSICIÓN DONDE EDITH MBELLA, MADRID 2012- recapitulación






    ¡BIENVENIDOS AL ÁFRICA!                          
   WELCOME TO AFRICA!


                                         Dignatario de las Grasslands,Camerún
                                          Lápices de colores s.lija, diciembre 2010
Edith Mbella, la elegante galerista que me montó esta exposición, es camerunesa. Hizo en París todos sus estudios, especializándose en economía y estudiando múltiples aspectos de las culturas africanas.

 Edith Mbella, my gallerist, with her ambassador. Madrid.
Edith en su galería, con el embajador de Camerún. Inauguración del 3 de diciembre.

En 1998 montó en Barcelona la galería de Arte Negro"OBA"; recorría frecuentemente los países de su continente. En 2010 se traslada Madrid, abriendo la actual en la calle Marqués de Cubas 8, detrás de LAS CORTES.

Como siempre, sigue viajando por África entre etnias donde muchas tradiciones siguen vivas; y escoge cada pieza, sea antigua o actual, con exigencia de antropólogo y de artista. Visitarla en su espacio y escucharla analizar sus tesoros es un privilegio.                 

EXPOSICIÓN ACTUAL:
CAMERÚN
3 diciembre - 1 febrero 
Extendiéndose desde el lago Chad hasta el Congo, bordeando Nigeria en toda su frontera oeste, Camerún está poblado de las más variadas etnias, en cada una de las cuales los colores y las formas se definen de manera distinta: siempre                                                               
                                                             bordado,  Grasslands
en explosiones de esa vital imaginación que Europa perdió hace siglos.                                               


                                                

   Tela africana (lo negro ante un escaparate, rue Goutte d'Or), iluminado por la noche en el hotel. Pinceles Pentel. París, 2004


  • My pad from Paris. African material, rue                                        Goutte d'Or. Memento.

Permitidme ahora que reponga aquí la exposición que Edith me organizó en abril de 2012: muchos de vosotros, llegados a mi blog recientemente, no habréis tenido acceso a la entrada que le dediqué.

He de empezar diciendo que, antes de conocerla, yo había ya pintado lo que en su galería colgaríamos. Mi interés por lo africano –y por lo de tantas otras culturas distintas a la nuestra- venía de unos años atrás. Así, tan pronto ella entró en mi estudio y vió mi obra, escogió sin un titubeo lo que íbamos a mostrar.



                                                    La estética de otros pueblos me ha ido impregnando de manera natural. Habréis visto cómo, en mis cuadernos, atrapo y estudio cuanto atrae mi mirada... que frecuentemente proviene de ellos. Cuando más adelante me pongo a pintar lo que llamaríamos un cuadro, suelo conjugar colores y formas, páginas varias de mis blocs.


"Fondo del mar" isla Melville, Australia, 
sobre corteza de árbol (TAPA). 
Estudio mío, lápices s.lija 2012,

¿Para qué hablar más? Os dejo con el experimento según nació de mis manos: las imágenes lo dicen todo. ¡Ah!, y sigo al final añadiendo imágenes y otros...

                                  Abril 2012
GALERÍA EDITH MBELLA


                                     Archeological Museum, Naples. Pompei bakery. 
Museo Arqueológico de Nápoles:                      
Hogaza pompeyana en la panadería                                 Panadería pompeyana, mural

 











 "Panadero nº 1"  100 x 110 cm







 "Panadero nº 2" 100 x 110 cm


 "Panadero nº 5"




 "Panadero nº 4" 100 x 110 cm






"Panadero nº 5"




PAPELES ENMARCADOS
"Triángulos 1"
"Triángulos 2"
"Triángulos 3"
                            
                                 






DICIEMBRE 2013
Hasta aquí mi entrada de hará casi un año. Añado algo que por entonces escribí:


Desde que tenemos tanta gente de fuera, Madrid está   hirviendo en alimento para mí. Pillo mucho de ello en

una libreta que llevo en el bolso con su cajita de 

barras de colores y un rotulador-pincel. 
Lo africano, que abunda en mi barrio, me asombra de manera especial. Me entusiasman los colores y, sobre
todo, la luz de ciertas telas, con tocado a juego, 

que visten algunas de sus mujeres. ¿Cómo se consigue ese esplendor? Nosotros europeos, que siempre hemos

requerido la sombra para pintar la luz...









Y Antes de despedirme de vosotros, añado el estudio de una tela africana que, como tantas otras, me fascinó a primera vista. Con este trabajo empecé a comprender algo de esos pueblos que tan viva tienen aún la sabiduría de sus ancestros. Y quizás, quisiera yo creer,entreví un poquito de su contundente lógica.

                   Estudio de bogolan o bogolanfini, Malí. Tinta y reservas. 2005

Learning from african rugs.
La clave de lo que comento, la fuerza y el profundo sentido de esa digamos estética, viene de su función; y, por supuesto, de la fe en ella de quien lo hace. Ninguna de las  geometrías que nos impresionan es decorativa: todas cuentan o representan misterios de origen arcaico o, en muchos casos, contienen virtudes  mágicas. “La gran concentración que requiere el proceso por parte del artista infunde fuerza vital o energía taumatúrgica y dota al tejido de poderes propios”, nos dice John Gillow, hablando del bogolanfini de Malí, en TEJIDOS DEL MUNDO.

Así me lo contaban unos amigo congoleños: "de pequeño nos ponían esas telas especiales cuando teníamos fiebre: casi siempre mejorábamos." Y uno de ellos 
añadió: "mi abuela, tejiendo uno, se pasaba horas para hacerlo bien. ¿Por qué no 
haces uno más fácil? -le pregunté- ¡Es que si no no tiene fuerza!"




  

        

¡Adióoos!




                                          bordado, Grasslands       ¡DISFRUTAD DEL COLOR Y LA BELLEZA!                   
embroidery, Grasslands
                  ¡EN ÁFRICA NO TENEMOS NADA Y 
                                 NOS REÍMOS MUCHO!               

1 comentario:

  1. Son colores que te limpian la mirada de tanta grisura como hay a nuestro alrededor, que te iluminan el ánima como las vidrieras de la primera época de la catedral de León, son colores para intentar construir una nueva ciudad donde las gentes se atrevan a soñar sin cerrar los ojos.

    Carlos Osorio

    ResponderEliminar